lunes, 10 de marzo de 2008

Madridinburgh

Ayer, cuando volvía de la estación, me encontré ésto al lado de mi casa. Has dejado huella, Nacho.





Inevitable significa que "no se puede parar" es imposible, dudoso, incomprensible.
.
.
I _ _ _ _ _ _ _ _ _.
.
.
Inevitable, parado en movimiento, disparado pero lento.
.
.
I _ _ _ _ _ _ _ _ _.
.
.
Inevitable, significa que hay que dejarlo pasar, disperso, pero atento.

6 comentarios:

nacho nachete dijo...

¡GRACIAS!
Me arrancas una sonrisa... Jajaja. El que describes, ese nacho nachete, si no existiera desde luego habría que inventarlo, ;-).

Tabla de ajedrez con telas, uhmm... qué bueno recordarlo, me trae a la memoria además un cuadro, uno de Viera Da Silva, que a su vez descubrí en un fragmento de Rayuela, la Maga viene a decir algo así como:
"-yo creo que te comprendo – dijo la maga, acariciándole el pelo -. vos buscás algo que no sabés lo que es. yo también y tampoco sé lo que es. pero son dos cosas diferentes. eso que hablaban la otra noche… sí, vos sos más bien un mondrian y yo un vieira da silva."

NY, estoy como el que dice volviendo... No, ayer volvía, bueno, no dejan de ser unas horas. Lo cierto es que traigo el ritmo de allí, no vayas a pensar que han sido unos días apenas por aquellos lares, un primer contacto con el corazón del imperio en los que dejarse impresionar por la ciudad.

Lo dicho
un beso, salud y vino
nacho nachete
--
el cuadro
http://www.jmrw.com/Chess/Tableau_echecs/images/53.jpg

nacho nachete nachito dijo...

¿qué es mejor, descubrir o inventar?

fue un gran fin de semana que me hizo dar cuenta de las ganas que tengo de irme de tierras beronas.

salud y libertad,
nacho nachete nachito (el genuino, o no)

Emma Nem dijo...

Jajajjaja. Ay, Nacho nachete,dejas de ser un anónimo y comienzan las rivalidades por la nominación de origen. Ahora resulta que otro amigo mío también se llama Nacho, y claro, como bien dice ¿Quién es el genuino? Tic, tac.

nacho nachete dijo...

Dios que dislate, ;-) aquí, aquí si hay donde fajarse... bueno, concedo la legitimidad a mi tocayo, que yo soy el inventado...

Sí, eres, como tu mismo te bautizas nachonachetenachito-ito-ito. Me pliego ante persona tan voluntariosa que por bandera lleva tal nombre, es, bueno, como decirlo, valiente, perdón, valientito... uhm... valientecillo, mejor. Sí, eres el genuino ito, el illo, eres el malsonante trabalenguas que a hachazos rompe la musicalidad en una locución... mi enhorabuena, príncipe valientito... jaja

Sí, yo soy Nacho, también nacho nachete... y hoy puedo

¡Ay! mi malsonante tocayo que has querido ser más y, sí, has sido cacofonía... Eres el genuino cacófono... y cuidado que padezco de logorrea.

Emma Nem dijo...

Jajjaja. Pobre... qué cruel eres nacho nachete cuando te lo propones. El pobre sólo quería distinguirse y supongo que por minoría de edad ha decidido el nachito al nachazo, que además de vulgar lleva una prepotencia implícita.

Aún así, da gusto leer esa logorrea que padeces. Estoy convencida de que construyes fábulas, poemas, canciones a nuestras espaldas. Cuando quieras, me encantará disfrutarlas.

Espero que ya hayas vuelto de NY y podamos quedar algún día por Belén para rememorar viejos tiempos.

Ahora bien, respondiendo a la disyuntiva de Nacho Nachete Nachito: personalmente prefiero descubrir a inventar. Para degustar el descubrimiento, para saborear el triunfo. Inventar si es crear de la nada, es magnífico pero puede llegar a ser un producto egocéntrico o bien, relacionado con la imaginación, algo efímero e incluso a veces perjudicial.

Emmantecabecon

nacho nachete dijo...

¡Eh! Qué todo es sorna... Chufla, chanza... Que las palabras con gracia no han de herir, y son de ida y vuelta, y a mi tocayo nadie le aprecia más que yo que antes que ete he sido illo, que uno sólo tentaba para, digamos, ejercitar el ingenio... Que hay más verdad en un relato a doble espacio que en las siguientes veinticuatro horas... En la media luz del Belén, en las torres que se pierden en la nubosidad. En los viejos tiempos.

Mi muy brillante illo, mi florido illo, ten a bien disculpar el ramalazo del azo.