miércoles, 18 de junio de 2008

De Madrid a Barcelona




Conseguido. Ahora comienza la cuenta atrás vertiginosa. ¿Tan pronto un día menos?


Cuando me fuí del Johnny no pude hacer una despedida de rigor y me arrepentí, cuando terminé la universidad pasó lo mismo y ahora, tras 8 años en Madrid tengo el tiempo justo para decir adiós.


Desde ayer todo se ha transformado en un punto nostálgico: coger el metro, tender la ropa, ... esas pequeñas cosas que haces día a día y que en un momento cambiarán radicalmente.


Creo que aún no soy muy consciente de que aquí se quedarán los infinitos abrazos de Pilar, las cenas de Triaca, los mimos de Hugo, bueno, claro y Fran y y y y y y y y y y y y y amigos que se formaron después de un curso, de un trabajo, de una noche desenfrenada... tantos nombres, tantos momentos. Intentar definirlo es quitarle valor. La experiencia me susurra que no se perderán, que como antaño lo bueno permanece pero ojalá pudiera meteros en la maleta a unos cuantos para mantener este día a día o ciento en viento.


Y las llamadas y los mails ¿qué te vas? caricias en forma de palabras, regalos de personas inesperadas y muchos muchos a los que no podré ver este domingo, con Madrid de fondo. Uf, cuantas sensaciones de golpe.


Bueno, a través de éste, otro canal de comunicación que me ha unido a algunos de Vosotros, Amigos, por otro lado, Gracias por todo lo que me habéis dado en los años, días, horas que hayamos compartido juntos. Como siempre, de corazón.

3 comentarios:

anonimus dijo...

Woow! Leaving your city to go to a new one... At least this means you have a breave spirit and an opened mind. I hope this experience will fullfill your expectancies, though it is better not to carry any sort of expectances.

Good luck (don't miss Gràcia)

Diego dijo...

Ufff... Cuánto sentimiento... ¡El adusto castellano que llevo dentro se está revolviendo, nostálgico!

Qué bien te lo vas a pasar, y qué buenos son los cambios, de vez en cuando, tan estimulantes siempre...

Anónimo dijo...

snifff... Ay... que dolor que pena ma' grande... sniff